lunes, 21 de septiembre de 2015

El reencuentro

Aunque empecé el viaje con el firme propósito de escribir cada día, me ha sido imposible encontrar la calma necesaria para sentarme a escribir. Aun ahora, después de 3 días de la vuelta, tengo el nudo en el estomago, me cuesta centrarme y dejar de pensar cada segundo en nuestros niños.

Si el viaje de asignación fue maravilloso, no tengo palabras para describir este, no tiene precio cada abrazo, beso o sonrisa de nuestros niños.

Fue increíble como Anna entró en la sala que la esperábamos y nos recibió con un abrazo, por un momento pensamos que el tiempo que había transcurrido desde la última visita (más de un año y tres meses), sólo había sido una pesadilla. Nuestra princesa, nos recordaba y lo que era más increíble, estaba encantada de volver a vernos. A los pocos minutos nos trajeron a nuestro niño, nuestro pequeño Vova, que paso una mañana horrible, llorando en mis brazos y yo conteniendo las ganas de llorar con él. Es lógico, nuestro niño no nos recordaba, es pequeñito aún y mucho más tranquilo e introvertido que su hermana.

Estos días compartidos con nuestros hijos han sido maravillosos, nos hemos reído con las ocurrencias de Anna o con la tranquilidad de Vova, nos hemos emocionados cuando Anna nos llamaba papa y mama o cuando Vova se derretía con los besos que sus papas no se cansaban de darle, hemos sufrido con la despedida, pero algo nos dice que esta vez será para poco tiempo. Pero sobre todo, hemos aprendido a conocer mejor a nuestros hijos, a meditar sobre sus necesidades y sobre su adaptación. Aunque Anna esta deseando venir con nosotros, incluso ya le dice a sus compañeros de grupo que ella ya esta esperando, en el fondo dejará muchos años allí y nosotros intentaremos que recuerde a las personas que la cuidaron durante ese tiempo. Sabemos que a Vova al principio le costará más, tiene un vinculo muy fuerte con sus cuidadoras pero lo entendemos y estamos felices de que sea así. Tenemos todo el tiempo del mundo para demostrarte que puedes confiar en nosotros.

Este viaje ha dado para mucho, para compartir experiencias con otra familia a la que ya no olvidaremos. Para conocer a mamá Victoria, que nos llevaba cada día hasta la casa cuna, al supermercado, a la tienda de productos para bebes, y siempre con la mejor disposición y sonrisa. Para recibir los consejos de Elena, nuestra traductora, y hasta para hacer unas amigas en Chitá con las que compartimos una cena muy divertida y que nos mantendrán informados sobre la región de nuestros hijos, porque como ellas mismas nos dijeron, siempre llevaremos a Chitá en el corazón, pues este lugar nos ha ofrecido el mayor de los tesoros.


Hicimos esta foto siguiendo el ejemplo de Luis Miguel del blog "nuestra historia de adopción",  así que gracias a él y a toda su familia también.

18 comentarios:

  1. Leyéndote, nadie puede dudar de que vais a ser unos padres geniales!! Qué emocionante tiene que ser el reencuentro y qué duro volver a dejarlos allí, pero como bien dices, esta vez será para poco tiempo. Ojalá tengáis mucha suerte!! Por cierto, me encanta la foto!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mariajo por tener siempre buenas palabras para mí. La realidad es que la despedida fue dura pero compartir estos días con ellos ha sido el mejor de los regalos.

    ResponderEliminar
  3. Que emocionante! Estaba deseando leer noticias de vuestro reencuentro!!
    Espero de todo el corazón que tengáis pronto el visto bueno para hacer el último y mas importante viaje! Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anne, ojala muy pronto recibamos esa noticia.

      Eliminar
  4. ¡Hola, Raquel! Soy Ana. Me alegro muchísimo de que todo os haya ido tan bien. Nosotros también pasamos unos días inolvidables con nuestros chiquitines. Disfrutamos y reímos juntos.
    No sé si lo sabes, pero nos llegó el rumor -entiéndelo como tal- por Elena de que la jueza había dicho que los niños estarían con sus papás estas navidades. Así que, chica, no sé tú pero yo me voy ahora mismo a comprar el elka y los regalos de Ded Moroz.
    Besos y mucha paciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana, ya nos contó Elena que a vosotros también os fue genial. Que pronto se pasa, verdad?. A nosotros también nos dijo lo mismo Irina y ojala sea cierto. Besos

      Eliminar
  5. Que la última espera sea lo más corta posible!

    ResponderEliminar
  6. Qué alegría Raquel!!!! Esperábamos vuestras noticias ansiosos.... Ya queda menos!!!! este viaje y el reencuentro os van a dar mil fuerzas para continuar luchando como lo habéis hecho hasta ahora!!! Padrazos!!!! Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias chicos, venimos con las pilas cargadas para lo que pensamos será el último tramo hasta reunirnos definitivamente con nuestros tesoros. Besos

      Eliminar
  7. Hola Raquel que bonita experiencia con tus pequeños que bonito es verlos y deseo por ustedes y por los pequeños puedan pasar ya la Navidad juntos que bendición. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala Carolina!!! Lo importante que cada km recorrido hasta ellos merece la pena, nos tienen enamorados.

      Eliminar
  8. Madre mia, lo fuertes que sois, deseo de todo corazon que el juicio sea ya, porque estoy totalmente segura de que sereis felices para siempre. Mucha fuerza en la espera y a esperar con ilusion. La navidad esta a la vuelta de la esquina, suerte

    ResponderEliminar
  9. Mil gracias, sin duda son nuestros pequeños los que nos dan la fuerza. Nunca tuve tantas ganas de Navidad como este año.

    ResponderEliminar
  10. Es emocionante leer (aunque parece trasladarnos allí a quienes hemos sido tan afortunados de sentir esos momentos) cada experiencia vivida por una familia al viajar a ver a sus hijos. En este caso, tratándose de Chitá y habiendo compartido tanto con tantas familias, se nos hace además un nudo en el estomago, por el mal trago ocasionado por diversos motivos; pero en todos ellos también por el tiempo transcurrido. Se me pone la piel de gallina y se empañan los ojos al sentir la felicidad en su máxima expresión...y pronto confiamos en que podáis sentir la Felicidad Plena tras oír las palabras mágicas saliendo de boca de vuestr@ juez (-a). Deseamos que así sea, porque es la única forma de hacer Justicia para los vuestros y cada uno de los otros niños. Habréis podido captar infinidad de recuerdos: de vuestros hijos, del entorno, las cuidadoras... Y todos ellos serán fantásticos para el futuro, no tengáis duda! Además, creo intuir, que habéis coincidido con Lola y Arturo? (Les preguntaré...) porque poderlo hacer con cualquier otra familia, es realmente reconfortante. Gracias por tus palabras; pero ya sabéis el enorme significado reflejado en esa imagen...y os acompañara también siempre. Esperamos con anhelo esa llamada que os traslade cuanto antes junto a vuestros pequeños...y mientras, seguiremos enviándoos todo nuestro ánimo y nuestro cariño. Un abrazo muy muy fuerte, familia!!!🍀🙏😘💝

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis Miguel por tus ánimos. A Lola y Arturo los conocemos de oídas, pero su lucha hasta conseguir reunirse con sus hijos es digna de ejemplo. Nos alientan a no decaer y afrontar lo que esperamos y deseamos sea el tramo final hasta reunirnos con nuestros hijos.

      Eliminar
  11. Qué alegría poder leer que todo ha ido bien!! Espero de corazón que esa ansiada llamada llegue lo antes posible y ya por fin la familia esté al completo, (que falta hace ya estas alturas). Mil besos y que la espera se os haga cortita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, yo creo y deseo que si, que pronto suene el teléfono. Besos

      Eliminar